Sintotermia moderna

¿Sintotermia?

¿Qué es la sintotermia? ¿Has oído alguna vez hablar de ella?

La sintotermia es la práctica del método sintotérmico. Y es también el estilo de vida de quien lo practica. Ya sabes: observar tu moco cervical, tener un termómetro basal en tu mesita de noche para medir tu temperatura…. Ser consciente de tu fertilidad y tomar decisiones responsables para gestionarla de forma ecológica.

Si la sintotermia aún no ha llegado a tu vida, este es el momento de descubrirla gracias a la app de la Escuela sympto, creada por la Fundación SymptoTherm, que utilizo para guiarte y acompañarte cuando contratas uno de nuestros planes de aprendizaje. ¡Puedes probarlo durante 15 días sólo por descargarte la app! (¡Si no quieres descargarte una app, también puedes hacerlo vía web!)

De hecho, la propia palabra fue inventada por la Fundación SymptoTherm, como podrás leer en la Wikipedia.

¿Es para ti la sintotermia?

Si menstruas, aunque no tengas pareja estable, o tu pareja no sea un hombre, o ni siquiera tengas relaciones actualmente, la sintotermia te descubrirá cómo funciona tu cuerpo, ¡y te hará responsable con tu sexualidad, tu alimentación y tu salud!

Además, la práctica del método sintotérmico te permitirá disfrutar de una vida de pareja más satisfactoria y responsable.

¡Y puedes practicarla con total seguridad anticonceptiva incluso aunque tus ciclos sean irregulares!

También es una oportunidad de lograr concebir, incluso para las parejas a las que ha fallado el tratamiento de reproducción asistida.

También en los casos en que la TRA es ineficaz o se ha rechazado por la pareja, la educación en los signos de fertilidad tiene su oportunidad: el 17,6% de nuestras parejas con anteriores estudios de infertilidad consiguieron el embarazo.

Resultados del tratamiento de la infertilidad con el método sintotérmico en un estudio español

¿Es un modo de vida exigente?

La respuesta a esta pregunta depende enteramente tu nivel de tolerancia a guardar cierta disciplina. ¡No te voy a engañar! Al menos durante una parte de tu ciclo, tendrás que ser un poco disciplinada.

¿Y eso es tan malo? ¿Poner un poco de orden en tu vida? Contrariamente a lo que muchas personas creen, e incluso muchas sintotérmicas practican, ¡no es necesario tomarte la temperatura todos los días de tu vida!

La sintotermia que aprenderás con sympto sólo exige que te tomes la temperatura desde que se abra tu ventana fértil hasta que se cierre. Tu ventana fértil sólo dura aproximadamente un tercio de tu ciclo. Y una vez seas experta, teóricamente, te bastarán siete temperaturas correctas, como explica la propia web sympto.org

¡Así que puede que algunos sábados tengas que acostarte temprano, dormir suficiente, y no salirte mucho de tu rutina! ¡Pero créeme, no pasará siempre! Y cuando pase… aprovecha para mimarte y cuidar de ti misma. Así también aprenderás el valor de parar, y dedicarte tiempo.

La sintotermia empodera a las mujeres

La sintotermia interesa a aquellas mujeres que deseamos recuperar el poder sobre nuestro propio cuerpo, nuestra sexualidad y nuestra fertilidad.

Representa una oportunidad increíble de conocer a fondo nuestro propio cuerpo y su maravilloso funcionamiento. ¡Una oportunidad única de enamorarnos de él, sea cual sea su forma!

Hoy en día, cada vez mujeres deseamos abrazar nuestra menstruación, reconciliarnos con ella, y honrar nuestra feminidad y fertilidad. ¡Difícilmente puede hacerse si tomamos la píldora! Sería, en todo caso, un autoengaño, ya que no hay ciclo femenino cuando tomamos anticonceptivos hormonales.

Si deseas cuidar de tu cuerpo, honrar tus ciclos y no anular a la ligera tu feminidad ni tu libido, la sintotermia es la respuesta.

La sintotermia también nos da la oportunidad de cuidar más del medio ambiente utilizando menos preservativos cuando tenemos pareja estable, pues sólo los necesitarás en tus días fértiles. Y si vuestra decisión consciente es la abstinencia en esos días, lo cuidaréis aún más.

Además, la sintotermia puede mejorar la comunicación con tu pareja, hará que él se involucre más y conozca mejor tu ciclo y sus etapas, así como en el punto en que estás cada día. La anticoncepción, en vuestro caso, será fruto de una verdadera colaboración, al igual que la concepción.

¿Qué otros cambios traerá a tu vida?

Además de traerte un poco de disciplina, y hacerte sentir más empoderada, también te hará sentir más auténtica. ¡Más tú!. Al respetar nuestro cuerpo, y nuestra naturaleza femenina, permitiendo que nuestra ovulación y nuestras hormonas femeninas ocurran, nuestras emociones y energías femeninas también fluyen. A lo largo de nuestro ciclo recorreremos los arquetipos psicoemocionales de la arquera, la madre, la hechicera y la bruja.

Nos experimentaremos y expresaremos en nuestra propia diversidad femenina, sin miedo a los cambios. En lugar de tratar de controlar nuestro carácter con una píldora que nos anule, tenemos la oportunidad de trabajar en nosotras mismas.

Nuestra relación de pareja se profundizará, porque evitaremos un embarazo juntos, igual que cuando lo buscamos. La sintotermia es cosa de dos. Él sabrá en qué día exacto de tu ciclo estás, ¡créeme!, y si estáis en modo anticonceptivo, la «fase amarilla», como llamamos en sympto a la fase infértil post-ovulatoria, será su favorita.

Por qué es tan poco conocida

El método sintotérmico fue desarrollado por la iglesia católica y su conocimiento en España se limita, prácticamente, a los practicantes devotos. En Latinoamérica parece ser algo más conocido.

La Iglesia desarrolló este método como alternativa natural a los métodos anticonceptivos artificiales, vetados por el Vaticano. El propósito era que las parejas católicas disfrutaran de tener relaciones sexuales durante los días infértiles. Sin embargo, si deseaban posponer o espaciar los embarazos, debían practicar la abstinencia sexual durante los días fértiles.

Según Harri Wettstein, autor de La sintotermia al completo, la razón que tiene la iglesia para no difundir el método sintotérmico, salvo entre los católicos devotos, es el temor a que éste promueva entre la población una “actitud contraceptiva”. Una actitud que la iglesia católica no desea fomentar.

Por su parte, los ginecólogos conocen el método sintotérmico y tienen acceso a los estudios científicos que lo avalan. Sin embargo, la gran mayoría prefiere recetar anticonceptivos hormonales. La razón de ello puede ser meramente comercial, pero en ocasiones se debe a una falta de confianza en sus pacientes.


Si te ha gustado, por favor, ¡compártelo en tu red social favorita!    Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Marta Mondéjar
Finalidad: Moderación, publicación y respuesta a comentarios de usuarios.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos poniéndote en contacto con la responsable.
Información adicional: Puedes consultar la información completa y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.